Se amplía y mejora la oferta de créditos para la vivienda

La extensión de plazos dispuesta por la banca pública obligó a varios privados a seguir sus pasos; otros bajaron las tasas.


Mejora la oferta de créditos para la vivienda



Alentados por el auge que muestra la demanda, los bancos se lanzaron en las últimas semanas a mejorar la oferta de créditos hipotecarios ya sea ampliando plazos, reduciendo costos o adosando algún beneficio que facilite el acceso a ese tipo de financiamiento. El resurgimiento de la financiación para la vivienda llegó hace poco más de un año de la mano de los préstamos en UVA (indexados según la inflación) y el protagonismo que en su colocación ganó la banca pública (Nación, Provincia y Ciudad). Pero el despegue se produjo desde fines de marzo, cuando estos bancos estiraron a 30 años los plazos máximos de pago. Esa flexibilización extra (habían arrancado a 20 años) redundó en una reducción mayor de la cuota promedio mensual, que las volvió similares o hasta menores al costo de un alquiler, al potenciarse, además, por flexibilizaciones en la porción del ingreso que podía afectarse a los pagos (del 25 al 30% del salario).

Las cifras lo dejan a la vista. El stock de préstamos hipotecarios es el que más rápido crece en lo que va del año (53%, contra 48% de los prendarios, 40% de los personales y sólo 2% de las financiaciones por consumos con tarjetas) y más aun en lo que va del mes (+9%, contra 5%, 4% y -0,4%, siguiendo la misma comparación). Casi nueve de cada 10 desembolsos ya son préstamos en UVA, lo que hace que este mecanismo de financiación, a 14 meses de puesto en marcha, ya explique casi un tercio de la cartera hipotecaria bajo administración de los bancos e incluso vaya ganando creciente participación en la de personales y prendarios.

La parte del león del fenómeno se la está llevando la banca pública, que origina dos tercios de las nuevas hipotecas, un instrumento con el que, además, en muchos casos logran captar clientes que se manejaban con otros bancos, dado que la tasa suele tener un diferencial a favor de quien acredita sus ingresos en la misma entidad que los otorga. "Claramente la banca pública se anticipó a la privada. A junio ya representaba el 70% del stock de hipotecarios, sin incluir la línea Procrear, y explicaba tres cuartos de su crecimiento en los últimos dos meses. Es que el sistema ajustable por UVA amplió el acceso al crédito, en un mercado con necesidades habitacionales insatisfechas para tres millones de hogares", explica el economista y analista del sector Hernán del Villar, de la consultora Alpha.